HISTORIA Y TRADICIÓN

La Escuela Bolera es uno de los tesoros de la Danza Española. Este tipo de baile, forma parte de La Danza Española y posee un carácter muy barroco, lleno de una gran complejidad técnica.

La Escuela Bolera, tiene fuertes influencias de fuente de la danza clásica y de los bailes cortesanos franceses e italianos del siglo XVII, obteniendo su máximo esplendor en el siglo XVIII.

En el XIX, a las boleras se las conoce también como baile español o nacional, pues se convierte en una de las expresiones musicales y dancísticas representativas del movimiento nacionalista de la época. Durante este siglo, este tipo de danza irá experimentando cambios, al ponerse en contacto con los bailes andaluces.

La Escuela Bolera está íntimamente relacionada desde su nacimiento con Andalucía, siendo el principal foco de difusión del momento. En Andalucía, se abren academias donde se imparten métodos de enseñanza de esta danza, tan destacados como: Juan Esquivel Navarro, Félix Moreno, Manuel y Miguel de la Barrera, Amparo Álvarez la “Campanera”, Faustino Segura y la renombrada saga de los Pericet, radicada en Sevilla.

Estos artistas renovaron y ejercieron su influencia, manteniendo su estrecha conexión con la danza clásica, si bien conjugándola con los bailes populares re-elaborados y el repertorio de bailes teatrales o de escena de extracción popular.

El baile flamenco también ejerció una gran influencia en la Escuela Bolera, siendo de hecho el resultado del encuentro de dos escuelas de danza: la de las bailarinas boleras y de las calés andaluzas. Un encuentro que se produce, hacia mediados del siglo XIX, sobre las tablas de las academias de baile que ofrecían funciones o ensayos públicos. Un diálogo en el que se fragua una fusión trascendental en la historia de la danza: la de los bailes boleros andaluces y los bailes gitanos.

El repertorio de la escuela está formado por dos tipos de danzas con dos técnicas diferenciadas:

Los bailes boleros. En estos bailes, se ejecutan saltos, vueltas y complicados trabajos de pies, trenzados y pasos de elevación de enorme dificultad

Los bailes de palillos. Estos bailes, se interpretan con zapatos o chapines, se bailan a ras de suelo y en ellos se suele zapatear.

El repertorio de pasos procede de fuentes diversas.La mayor parte de los bailes de esta escuela, conserva su saber y técnica gracias a la contribución de la saga de los Pericet y a las obras de documentación recopilatoria de personajes como Pierre Lacotte y Ann Hutchinson Guest que rescató la Cachucha, y el Jaleo de Jerez y, de Flemming Ryberg que recuperó el zapateado de María Cristina. Muy importante por supuesto, es la labor de Mariemma, como principal representante de esta escuela y gracias a la cual, conservamos muchas de sus obras, así como, el Ballet Nacional de España, que sigue incluyendo esta danza dentro de su repertorio.

Antonio Perea
  Teléfono: + 34 619 72 53 87

Email: antonioelcoreografo@gmail.com

Página Web: www.antonioperea.es